martes, 23 de agosto de 2011

UNO DE MIS LOCALES FAVORITOS EN SALAMANCA.

Muy buenas noches, amigos blogueros.

En este nuevo post de mi recién estrenado blog me gustaría hablaros de uno de los locales que más me gustan en Salamanca. Estoy hablando de la cafetería restaurante Abadía Plaza, situado en la Plaza Mayor de mi ciudad.


Ubicación y datos prácticos.

 

Más céntrica imposible. Está situada en plena Plaza Mayor de Salamanca, más concretamente entre el pasaje de la Caja de Ahorros y el arco de la calle Concejo. Como bien podréis imaginar, este establecimiento posee una amplia terraza en el propio ágora salmantina.

- Dirección: Plaza Mayor nº 40.
- Nombre comercial: Cafetería restaurante Abadía Plaza.
- Teléfono: 923.267.328

Decoración.

 

Bajo mi punto de vista, este es el punto fuerte del local. Intentaré ser lo más explícita posible, ya que no tengo fotos de este establecimiento. A mí personalmente no me gusta hacer fotos en este tipo de locales, puesto que me parece que estoy invadiendo la intimidad del resto de los clientes y eso no me parece bien al no gustarme que nadie invada la mía. La que os pongo en la opi está extraída de internet.

Entrando por la puerta principal, a nuestra izquierda nos encontramos con un monje franciscano a tamaño natural (el maniquí es más alto que yo), que nos da la bienvenida al local. Si fijamos la vista arriba, en el techo, unos pocos pasos más allá, podemos ver un arco de medio punto, que le da al establecimiento un claro toque medievalista.


La barra está recubierta con madera en color blanco roto en su parte inferior, presentando varios "cuadros" (aunque no los he tocado aparentan ser de vidrio o algún material similar) que representan motivos medievales, como pueden ser un castillo en lo alto de un cerro o un rey entrando en su castillo a caballo seguido de cerca por sus lacayos.

Por otro lado la barra es larga, y se encuentra situada de frente a la entrada, teniendo forma de L invertida con el lado más largo de la misma hacia la izquierda. En la pared a la derecha de la barra podemos ver dos relojes de estilo antiguo,que funcionan ambos perfectamente, uno de ellos totalmente realizado en forja y el otro también en este mismo material, aunque tan sólo la orla que rodea la esfera. Las botellas se encuentran situadas en una estantería de madera en tonos rojizos en la que resalta el nombre del local en color crudo, separando ambas palabras con una flor de lis.


El local está dividido en dos ambientes claramente separados por una cristalera, en la que se encuentra inscrito el nombre del establecimiento, pudiendo decirse que uno de ellos es el bar y el otro el restaurante, aunque cuando he ido, me he sentado a tomar mi café en la zona que podría parecer está reservada para restaurante y nadie me ha dicho nada. Paso a continuación a explicaros la decoración que podemos encontrarnos en esta última zona.

Al lado de la barra, a nuestra izquierda tomando como referencia la entrada del local, encontraremos los baños, que son amplios y están muy limpios, sin duda los camareros los limpian varias veces a lo largo del día. Otro punto importante es el acceso libre a discapacitados. Con esto quiero decir que no hay ni un sólo escalón, ni en el baño de señoras ni en el de caballeros (esto último me lo confirmó un amigo, por supuesto jeje) por lo que una silla de ruedas puede acceder a los mismos sin problemas. También es cierto que a la entrada hay un escalón, pero es muy bajito por lo que es fácilmente salvable y, si aún así necesitamos ayuda, los camareros nos la brindarán sin problemas (también comprobado personalmente).
En la pared del fondo y a la izquierda del local podemos encontrar un gran "mural" que recubre casi toda la pared. Éste es una especie de mosaico, pero con las piezas muy grandes. A ver si consigo explicarme con claridad. Os pondré un símil. Imaginaos una de esas pantallas de televisión inmensas formadas a su vez por otras mucho más pequeñas. Esta es la impresión que me da a mí este mural. Por supuesto, no son pantallas de televisión pero lo parecen a simple vista. En cuanto a lo que podemos ver representado en el mismo es otro tema medieval. Una abadía al fondo y, en primer plano, a un caballero (que podría ser un templario) montado a caballo y empuñando su espada contra un enemigo que no podemos ver.

En esa misma pared, ya al lado de la cristalera, podemos encontrar un escudo en tonos rojo y negro con una espada cruzando por debajo del mismo. Este trozo de la pared no está "construído" en piedra de Villamayor como el resto del local, sino que deja a la vista el revoco de piedra vista unida con mortero tan típico en épocas medievales.


Para finalizar ya con este largo apartado, y aun siendo consciente de que me dejo algunas cosas en el tintero, sólo me resta deciros que este local posee una amplia cristalera a través de la cual podremos disfrutar de las piedras doradas que conforman la Plaza Mayor de Salamanca sin necesidad de estar en la terraza.

Comida y bebida.

 

Quisiera empezar este apartado diciéndoos que conozco este local, pero sólo como cafetería, nunca lo he utilizado como restaurante. Aún así, una buena amiga y yo estuvimos mirando los precios de la carta porque nos estamos planteando darle una oportunidad para alguna de nuestras cenas mensuales. Os contaré qué vimos.


- Cafetería: Comienzo hablando de lo que mejor conozco, como por otro lado es lógico. El café es muy rico, de lo mejor que he probado en Salamanca, de hecho. Mi amiga se tomó una caña sin alcohol y era grande (no un tubo, pero sí de un tamaño razonable).

El servicio fue rápido, si bien en aquel momento no tenían mucho jaleo en el interior (la terraza estaba a reventar) y atento. Por la consumición que hicimos café + caña sin alcohol pagamos 3,30 € que me parece un precio más que razonable dada la estratégica situación de la cafetería. Deciros que, en otra ocasión he ido sola y por mi café con leche me cobraron 1,40 €, por lo que la caña de mi amiga ascendió a 1,90 €, lo mismo que en otros locales mucho más apartados del centro.


- Restaurante: Poco he de extenderme en este apartado puesto que, como os digo más arriba, no he probado este servicio pero sí nos lo hemos planteado como opción para el futuro. Os cuento lo poco que pudimos ver en este sentido:

La carta es amplia, constando de los típicos entrantes - ensaladas, carnes y pescados, con unos precios que oscilan entre los 10 y los 15 € en local (1,50 € más si nos sirven en la terraza). En mi posterior visita en solitario descubrí que también tienen menú del día: 4 primeros, 3 segundos, agua, vino, pan y postre por 15 € por persona (16,50 € en terraza). No puedo hablar de cantidad y/o calidad, si al final decidimos probarlo, modificaré la opinión para contarlo.

Mi opinión personal.

 

Creo que ya he dejado lo suficientemente claro en el título de mi opinión que este lugar me encanta. De todas las maneras, vamos por partes como siempre.

La decoración es sencillamente preciosa, con una mezcla de modernidad y medievalismo, todo ello rodeado por la dorada piedra de Villamayor. A la entrada del local, nos encontramos con un par de esas mesas altas para estar de pie o sentados en los taburetes de la barra, que a mí personalmente no me gustan nada, prefiero las mesas bajas con sillas normales.


Otro punto a favor del local es la ausencia de barreras arquitectónicas. Como cuidadora de discapacitados, le doy mucha importancia a este tema. Desgraciadamente, son pocos los locales en mi ciudad que no están llenos de obstáculos de todo tipo para las personas con algún tipo de discapacidad física, sobre todo en los baños, y es por eso que en ocasiones pienso que los discapacitados no parecen tener derecho a utilizar los baños en un restaurante.

Como punto negativo, se me ocurre ponerle el suplemento de terraza, con algunas salvedades. Me parece simplemente abusivo cobrarte 1,50 € extra por un simple café, por mucho que la terraza esté situada en la Plaza Mayor. Sin embargo, a la hora del menú, no me parece excesivo puesto que ese mismo te lo aplican por todo el menú para una persona.


Otro aspecto negativo es la situación de la máquina expendedora de tabaco. Está situada a la entrada del establecimiento, a nuestra derecha, poco menos que escondida en un rincón. Si queremos utilizar este servicio y la mesa alta que está al lado se encuentra ocupada en ese momento, no nos quedará otro remedio que molestar a esos clientes para poder disponer de ella. Creo que el local es lo suficientemente amplio como para buscarle un sitio mejor en el cual no necesitemos molestar a nadie.

El servicio fue rápido y atento en todo momento. También me parece importante destacar que, a pesar de lo tardío de la hora (más allá de la media noche), aún tenían una amplia variedad de tapas para elegir, cosa que en muy pocos locales podemos encontrar (quizás en Van Dyck y poco más). Nosotras no tomamos ninguna, acabábamos de cenar, pero su aspecto era realmente bueno.

Conclusión y recomendaciones.

 

¿Recomiendo este local? Sí, pero con alguna que otra apreciación, que paso a relataros a continuación.

Es sumamente aconsejable disfrutar de este establecimiento, pero en el interior del local. Como ya os he comentado, podemos disfutar de la Plaza Mayor de Salamanca gracias a su enorme cristalera, con lo que nos ahorraremos también el abusivo suplemento de terraza.


Poco más que añadir ya. Sólo que si pasais por tierras charras y os apetece disfrutar de un café o una caña en un local de lujo y con unas vistas sencillamente espectaculares, el Abadía Plaza es una de las mejores opciones que podéis encontrar en la ciudad.

Sin nada más que añadir por hoy, os dejo una vista del local desde el exterior (extraída de internet, como ya os dije más arriba).





7 comentarios:

  1. Tomo nota para mi próxima visita a la ciudad, en Salamanca la verdad es que hay locales con muy buena decoración
    besos

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que.. eres una artista!! Un beso cielo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario.
    Me ha encantado la poesía!!
    Bss!!

    www.eldiariodesuesi.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Cuando me anime otra vez a volver a Salamanca tenemos que quedar y este lugar me gusta lo que cuentas de él. Un besazo guapa y enhorabuena por el blog que te ha quedado genial!!

    ResponderEliminar
  5. En cuanto llegue la primavera, que es cuando me gusta visitar Salamanca, no dudes que me acercaré y visitaré este loca (su ubicación no tiene pérdida).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, concisas y precisas letras van desnudando plácidamente la germinal belleza integral de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía,te espero en el mio, será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos anómalos..

    ResponderEliminar
  7. Hola! De mi parte, un premio Liebster Blog. Y a ver si te animas a continuar este blog. ¡Un beso!

    ResponderEliminar